Microrrelato: «LA EXTRAÑA»

micro la extraña

La habitación del hotel.

La taza de café y un cigarro. Una silueta de mujer que miraba embobado.

Su perfecta silueta semidesnuda, ese cuerpo extraño, tumbada sobre las sábanas arrugadas de mi cama, arrugadas por una noche pasión desmedida, de sexo y alcohol, de lujuria y pasión.

No recordaba cómo habíamos acabado en aquella habitación, y la verdad, tampoco me importaba. Solo recordaba, vagamente, el movimiento frenético de nuestros cuerpos con cada embestida. Pasajes de la noche anterior, diluidos por la coca y el alcohol.

Me disponía a dejar la taza de café y apagar el cigarro, cuando ladeó la cabeza, y nuestras miradas se cruzaron. Todavía resacoso, me quedé petrificado. No sabía …

Se giró ciento ochenta grados sobre su cuerpo desnudo, me miró de nuevo a los ojos, y sonriéndome me pidió un café y un cigarro.

Sin darme tiempo a reaccionar me dijo:

-Buenos días cariño. Despierta a los niños, que ya es hora de levantarlos. Hay que dejar la habitación del hotel y volver a casa.

Y entonces recordé.

La boda de su primo, la ceremonia, el banquete, la barra libre, la habitación del hotel…

Mi mujer y mis hijos…

Demasiadas copas, y demasiado mayor para seguir soñando siempre lo mismo.

 

O.

Sin categoría

13 Comentarios Deja un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: