Encuentro inesperado…

Hoy, era yo el desafortunado…

Tenía una cita con una preciosa morenaza. Después de pedirme que quedáramos para tomarnos unas copas, me había dado calabazas.

product11462xl

Más que calabazas, me había dejado sentado y colgado.

Tenía que ir al aseo, a retocarse, me dijo hace una hora, todavía sigo esperando…

Así que me quedé, sentado, colgado, y sin compañía para pasar el rato.

Ahí seguía yo a lo mío, sentado, pegado a la barra del bar del hotel donde me alojaba.

Llevaba ya un par o dos de Jack Daniel´s, y estaba empezando a notarme modorro y un poco cabrado, por de tener que salir a la calle cada vez que quería fumarme un cigarro.

barra bar

Pero ahí seguía, esperando…, sin saber muy bien, por qué, para qué, a qué o a quién, y hasta cuándo??

Miraba y remiraba el reloj, el móvil, la copa y el paqute de cigarros, sin saber muy bien por qué no subía ya a la habitación del hotel a tumbarme un rato??

Me prometí una última ojeada al bar, poe si veía algo…, sabiendo que sería solo por cotillear, más que por encontrar a alguien o algo.

Lo miré por última vez, de arriba a abajo. Sabía que la morena ya hacía rato que se habia ido, y que me había dejado colgado.

Poca cosa vi, estaba todo en penumbras, vacío, parecía un cementerio desalojado.

En ese mirar por mirar, y a punto de pagar lo adeudado, vi una figura en la penumbra, que a su vez me estaba mirando. O eso supuse, porque estaba sólo en la barra, no había nadie más a mi lado.

Sentada en la penumbra, sóla, mirando, como si buscara algo… No sabría decir qué o a quién??… pero parecía buscarlo.

bar h r

Nuestras miradas de sopetón, se cruzaron. Nuestros ojos se fijaron en los contrarios, con la mirada fija, nos quedamos mirando.

Parecía un duelo de miradas, en el que ninguno quería perder. Yo mantenía la mía como podía, mientras ella miraba fija y desafiante. Desde el principio sabíamos quién ganaría.

Ninguno!!

Yo, demasiado deslumbrado para apartar la mirada, y ella, demasiado tozuda para perder la batalla.

Era rubia, de pelo largo y liso, de esa clase de mujeres que te las quedas mirando, no porque sean hermosas, porque tienen “algo”.

No creo que llegar a la treintena, pero sus ojos decían que sabía más de lo que aparentaba, que tenía mundo y que sabia lo que quería y deseaba, y que lo conseguiría.

Sin apartar la mirada ni parpadear un segundo, se levantó, y comenzó a moverse diréctamente hacia la barra, al lugar que me pertencía esa noche, a mi cueva de soledad por las calabazas de la morenaza.

Rubia, de pelor largo y liso, con cara de niña y sonrisa pícara, como si nunca hubiera roto un plato. Su figura esbelta y su cuerpo curvilíneo. Solo los ojos la delataban, en ellos había el doble de edad, que su cara y su cuerpo juntos aparentaban.

Esa mirada… Que no la apartaba de su presa, como una leona cuando sale de caza, y parecía que ya la había elegido.

Se me acercó, sin apenas darme cuenta de lo que pasaba. Sentí que algo me envolvía, me embriagaba, y no era el whisky precisamente, ya no quedaba.

No hubo palabras, solo un susurro al oido, y una mano que me agarraba.

thumb2-kate-bosworth-american-actress-blonde-beautiful-woman-bar

Sin saber cómo, sin darme cuenta, estábamos en mi habitación con la puerta cerrada.

Iba todo tan deprisa, que parecía un sueño, no parecía real. Como una historia que te inventas para presumir delante de los amigos, y sabes que es inventada…

Fuí a besarla, pero me paró con su mano en mis labios y con su mirada. Me dejo sin palabras, no sabia que significaba?? A qué venía eso ahora?? Qué pasaba??…

Ante mi sorpresa, me susurro unas palabras…

Al mirarla bien, lo comprendí todo. Demasiado fácil había sido. Demasiado rápido y sencillo, para conquistar solo con mi mirada a esta mujer, y subírmela sin mediar palabra.

Era una escor, una chica de compañía… Mejor!!

No habría charlas vanas, ni risas tontas, ni palabras rebuscadas para no joder la cita y pasar solo la noche.

Me dio un beso en la mejilla, mientras me susurraba al oído que aceptara, que no me arrepentiría, que jugaríamos a lo que yo deseara…

No dudé!!… Demasiado excitado para perder tiempo dudando.

La pregunté la tarifa completa de una noche, y acepté sin vacilar, sin regatear, acepté lo pactado.

La deseaba toda la noche, necesitaba sentirla junto a mi, desnuda, sudorosa, excitada y mojada.

Sentir sus piernas entrelazadas, su sexo en mi boca, sus senos en mis manos y mi cuerpo perdido en un éxtasis de sexo puro, duro y consensuado.

……….

Ahí, empezó otra noche!!

Ella manejando la situación, y yo como buen caballero, con gusto la estaba dejando.

ss

Quería, por una vez, ser el dominado…

Y joder si lo fui…

s

 

 

Cuando desperté, ya se había marchado.

Había recogido sus cosas y el importe acordado, dejandome únicamente un trozo de papel arrugado. Con un nombre y un número, y un hasta luego.

Encedí un cigarro, llame al servicio de habitaciones, y pedi un café bien cargado.

Cigarrillo

Esa noche volveria a casa. Volvería a la rutina de mi vida.

Pero, si algo tenía claro, es que esa noche no la olvidaría.

Eso, y que algún día volvería y la llamaría…

 

O.R.

 

4 comentarios sobre “Encuentro inesperado…

Agrega el tuyo

  1. Jo, amigo LyS, me has dejado para ir a la ducha. Magnífico relato y, ah, romper la rutina así es algo grande … celestial, yo ya ni me acuerdo.
    Feliz noche

    Le gusta a 1 persona

  2. Sueños que son rutina. Es verdad que aunque se fuera al lavabo y aún la esté esperando merece la pena haber caído por un momento en la creencia de que volvería…ilusos algunos, con perdón de los crédulos, que los hay también. Buena noche.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: