Invitación…

Nos encontramos. Mas bien, nos tropezamos.
Un auténtico encontronazo.

Te ayudé a recoger las maletas que con el tropezón se habían esparramado.
En un momento dado, mientras recogíamos, nos rozamos las manos…
En ese instante, mos miramos, y nuestros lo dijeron todo, no hizo falta ni hablarnos…

 

Me invitaste a tu hotel, a tomar algo. Lo insinuaste en voz baja, mientras terminábamos de colocar lo tirado.

Subimos directos a tu habitación, para dejar tu equipaje y bajar luego al salón.

Ni tiempo nos dio!!

Lo siguiente que recuerdo, es tu cuerpo desnudo frente al mío, pidiéndome a gritos que hiciera algo…

Con un poco de reparo, por andarme con cuidado, te acaricié suavemente el pelo, la cara, el cuello…

 

Querías sexo, sexo puro y duro. Sano, del que se hace con un desconocido sin tener nada mas que darle que eso. Sexo, físico, nada de cariño, de te quieros, de mojigatos.

 

Estabas en pleno extasis, no hablabas solo gemias palabras sueltas que no entendía.
Solo una escuché, o quise escuchar… massss!!!

 

Era extraordinario… rasurado, fino y suave y totalmente mojado ya.

Fue extraño, raro…
Pura fantasía!! Lo que siempre se sueña y nunca pasa, salvo en sueños que cuando despiertas, ni recuerdas.

Pero ni era un sueño, ni una fantasía…
Y aseguro que lo recordaré de por vida!!

Nos separamos como nos encontramos, con una mitada y una sonrisa.

No habia que añadir palabra alguna

sexo_8030_980x560.jpg

 

O.

Sin categoría

Anuncios

lucesysombras View All →

Si no sientes lo que escribes... ¿¿Cómo trasmites lo que quieres??

12 Comentarios Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: