Capacitado??…

¿¿Sería capaz de modificar la expresión de su cara??

¿¿Reavivar el triste semblante de su rostro??

¿¿Reactivar las articulaciones de su cuerpo??

¿¿Desempolvar su alma??

 

 

Prudente

Propuse que me dejara guiarla

Sin hacer preguntas… Solo acatar mis susurros

Dejarse llevar… Sin miedo… Con calma

Oír… Escuchar

Hacer suyas mis palabras

 

 

Desnúdate

Ábreme tu cuerpo

Permíteme introducirme en tu alma

Llegar a lo más profundo… A los más oscuro de tu ser

A lo más recóndito de tus pensamientos

A lo más íntimo de tus deseos

No hables… Grita

Desata tu pasión con aullidos

Grita…

 

 

Incoherencias… No se entendía lo que se oía

Se sentía lo que tu cuerpo transmitía

No hablabas… Solo gemías palabras sueltas que no entendía.

Mi cabeza entre tus manos

Me miraste… Me lo pediste con tus ojos

Lo querías… Lo necesitabas

Me acompañaste a mi destino

 

 

capaz

 

Abriendo camino entre tus piernas

Me colocaste…. Dándome permiso

Callaste… Dejaste que hiciera

Pura belleza… Rasurado

Pidiendo ser devorado… Degustado con lujuria tierna

Poco a poco… Dibujando su entorno

Delimitando mi campo de batalla

Susurrándole… Haciéndole sentirse cómodo

Poco a poco fui degustándolo

Sus carnosos pliegues sonrosados

Su abertura oscura… Ensanchaba

Mojada… Poco a poco más lubricada

 

 

Movimientos cadenciosos… Me atraían a su llamada

Con la punta dibujaba

Introducía… Movía

Degustaba

Sentía como crecía el flujo… El reflujo

Tu potencia… La ansiedad de tu entrepierna… Me deseabas

Un vergel con una cascada

Una riada en pleno desierto

Así… En mi boca… En mi garganta

Esculpiste mi rostro con tu aroma

Lo refrescaste con tu alma

No manaste líquido

Expulsaste pena… Tristeza

Una sonrisa cambió el perfil de tu cara

 

La imagen que tu rostro reflejaba… Distinta

La expresión… Sin palabras

 

 

Tumbada… Exhausta

Recibiste lo que necesitabas

Sacaste lo que debías

Quedaste en paz… En calma

 

 

Cumplí lo que prometí

Realicé mi trabajo… Dejándote en calma

Reactivé tu cuerpo… Sané tu alma

Me giré… Una última mirada

Comprobación rutinaria

 

Salí como había entrado… En calma

O.

Poesía

lucesysombras View All →

LO QUE VES... NO SIEMPRE ES LO QUE HAY

9 Comments Deja un comentario

  1. Recorro con mi boca
    la senda de tus piernas
    buscando allí cobijo
    para mi lengua hambrienta.
    Es un micropoema de un post mío, se podría aplicar, aunque el final me parece un poco triste, un trabajador del amor, en vez de un enamorado…
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. La sanación de los cuerpos mediante la caricia y la pasión, una curación hermosa y deseada que recobra el alma y la carne, una pena que se marcha con los fluidos y los susurros… Preciosa redención, poeta, gracias.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: