Despecho

Un haz luz atraviesa la desnuda habitación
ilustrando un instante ínfimo
la silueta sobre la cama
abandonada sola con la distancia.

No regresó
obsoleto el entramado de su lecho
virando
buscando
soportando la angustia del sumiso
esperando
enumerando ansiosa las gotas esparcidas
entre sábanas rojizas
tras el terremoto de su coraza.

Ni llamada
ni mensaje
sinuante silencio que desampara
tras la cortina otea
sobre su figura enarbola
una lógica respuesta.

Enfurecida
Escozor mental que suplica
Resquemor corporal que atrae
acometidas de sus yemas
caricias insospechadas
aleluyas y recaídas.
 
Una idea obsesiva transformada en eco vacío
instantes corrompidos por pensamientos destructivos
espacio temporal aniquila el sentido
arrincona la conciencia.
el odio se hace dueño de la esquilada consciencia.
 
Nada satisfacía.
el recuerdo del pecado
el despecho rondando
la intransigencia de la ansia
no ha lugar para el sosiego.
 
¿Una fricción?
¿Un autocalentamiento?
… Nada reconfortaba la tristeza del cuerpo
el desajuste del deseo
la moratoria de la memoria… Su recuerdo.
 
Inquieta.
Irascible.
Obsesionada.
Necesitada.
 
Un abandono imprevisto
satisfacción sesgada
… Prometida
… Perseguida
insatisfecha ronronea entre sábanas
lo que debió ser
y no fue… Salvo suspiros bajo la almohada
… En silencio
rememorando cuerpos distantes
zozobrando en esa misma cama en calma.
 
Lujuria encarcelada.
Pasión desbocada.
… Sin palabras.
 
Una quimera sobrevuela
aquella que a retales sana su alma
revive su cuerpo aletargado
sumisa acata la algarabía planteada
… Ayuda femenina
ante semejante falta de palabra.
 
Primero
reproches, insultos y desvaríos
seguido
impotencia, lamentos y lágrimas
… Por la oportunidad perdida
… Por una noche sisada.
 
Comenzó
suspirando palabras sosegadas
mesó su finura con caricias deletreadas
besos demagógicos
desdeñando la tensión acumulada.
 
Siguieron
otras más intensas
promiscuas palabras
gemidos proscritos
expuestos a ser multados
… La obsesión acalló la conciencia
la ira abrió la cancela
el deseo desempolvó la idea
la lujuria destapó la desnudez
que habitaba bajo la demanda.

La desinhibición soltó lastre.

Sentías
como si un cuerpo etéreo te abrasara
un soplo de aire tórrido te penetrara.
 
La melosidad dejó paso a obscenidades
consentidas
frases provocativas de una mente calenturienta
un órgano indecente que se adentraba en tu delirio
emociones follativas desvirgando tu almena
fruto de una imaginación oprimida
de una llamada intempestiva.

Ese cuerpo imaginario que te acariciaba con pasión, deseo y ansia.
 
Acalorada
la cobertura dada por las articulaciones a tus partes íntimas
Movimientos confinados sobre el cuerpo
dueño de esa voz sabrosa
melodía devastadora al extremo de la charla.

Pellizcos en los punteros de los senos
fusionándolos con el ritmo de los cuartos traseros.
… En ambas damas
… En similares poses
… Al tiempo.
Convulsionaron ambas.

Aroma cristalino rociando los rostros
humedad avasallando los valles depilados
rigidez y espasmos
clímax en la cima
cénit despotricado.

¿El comienzo de un nuevo romance telefónico?
¿Clausura de un tiempo pasado?.





O.

Erótica Poesía

Luces y Sombras, O. View All →

SoLo EnTiEnDe Mi LoCuRa QuIeN cOmPaRtE mI pAsIóN

15 Comentarios Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: