Impulsos

Temor y pánico
Melancolía y tristeza
Ira y rabia
Sentimientos desencadenados
Pesadilla cotidiana
Efímero sosiego tu voz argumenta
Punzante quebranto arrecia
Letargo ocre yace
Cuando marchas.

Gestionando instantes
Parsimonia ambulante
Sosiego nocturno
Siento tu cuerpo adosado
Suspiros y susurros recíprocos
Tronada maitinada
Cuando observo anonadado
El vacío impuesto
Desprotegiendo de mi cama.

Desgarras mi pausa
Emanan tornados
Yacen maremotos
Desquician mi reposo
Sintiéndote en todo
Poseyendo nada.

Góticas estalactitas
Pertrechan en mis pesadillas
El sueño un infierno
El hábitat una mordaza
Enloquecen sentimientos
Mi alma vaga.

Sin tu presencia
Ni en tiempo
Ni en espacio
Ningún amanecer relaja
Dime cuál será el día
El lugar
La trama.

Dónde saciaré mi pecado
Someteré mi letargo
Enfocaré tu presencia
Esencia que arropará mi ánima.

En mi cabeza albergas
Milímetros kilómetros nos distancian
Desbocado corazón cabalga
Sin sentido
Sin dirección
Sin…
Agazapado cual avestruz
Una señal reclama.

Extorsionada la paciencia
Encadenado el impulso
Evitan una estampida codiciosa.

Un esquema inoportuno
Una huida sobrevuela
La sinrazón desenmascara
Convulso melodrama.

Deseo que angustia
Alma que clama
Mirada evasiva
Un punto en la distancia
Vista sesgada.

Enroque promiscuo
Ida
Vuelta
Sentimientos circulantes
Oprimido pensamiento
… La certeza
… El deseo
En secreto.

Perpetuo azoramiento
Un saludo receptivo
Invade el alba
Sesga el resquicio
Destronada coraza.

Nunca engañas
Tras tus ojos verdades
Virulentas palabras
Enfrentas ternura
Seduces argumentando
Sacudes la necesidad creada
Pasión que nos amarra.

Una palabra
Una frase
Una escueta llamada
Autora incansable
Brotan ascuas.

Al paso determinado
Una brisa dorada emana
Un perfume compacto
Mano que somete
Melena que desata.

Crece la temperatura interna
La tempestad sacude el ansia
Indiferente no transitas
Ni transmites balanza.

Mujer serena??
Hombre tranquilo??
Una danza quijotesca
Que el tiempo
Ni cura
Ni amaina.

Un día
Una noche
Un aullido entre montañas
Un grito desesperado
Susurrando bajo las sábanas.

Calor
Humedad
Todo y nada
Un compás que regenera
Angustia hierve
Nómada perenne
Estancia alquilada
Tus articulaciones apaciguadas
Someten la llama que enarbola tu mirada.

Espera
Detente
Acompasa la siega
Refleja la ternura
Que tras el amanecer empaña.

La noche da cabida
Diseñando la senda acordada
No caigas en tentaciones
Aplaca tu desazón
Aguanta
No permitas que decaiga.

Dale rienda suelta
Protege la idea
La realidad del sueño
Engulle la nostalgia.

Que tu corazón clame
Que ese banco se ocupe
Que el roble sobrevuele el reencuentro
Que los cuerpos confabulen
Que la espesura del tiempo transcurrido
Sea únicamente un punto y seguido.

O.

Poesía

Luces y Sombras, O. View All →

SoLo EnTiEnDe Mi LoCuRa QuIeN cOmPaRtE mI pAsIóN

10 Comentarios Deja un comentario

  1. Como siempre, bravo, poeta.
    Esos “sentimientos circulantes” deben generarte estos textos tan expresivos, a veces delirantemente bellos.
    Un abrazo de miércoles y cuidado con la Pandemia, como bien me has dicho hace un rato, es un consuelo saber que tiende a ir “a peor”

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: