Aún sientes…

Por qué desempolvar
aquello que no debes lucir
lo que debería permanecer
solo para ti.

Abres el pórtico
creyendo…
contaminas el ambiente con ellos
creando una nube quijotesca
que lo asola todo.

Piensas…
Cuanto más lo haces
más descubres que estás solo.

Que nadie se batirá a tu lado
que el enemigo es en exceso poderoso
que una retirada a tiempo…
Y aún así arremetes
ciego
sordo
con gritos desgarradores
como si eso bastante contra todo.

Palabras y susurros
suspiros y gemidos
en el fondo del océano
van sumergiendo…
Y aún así
voces acopadas van avasallando el lodo.

Quién te puede reprochar
que los vuelvas a enclaustrar
que tras la coraza sajada
sanes sus heridas
cosas sus pesquisas
protejas los retales
descansen…

O.

Poesía

Luces y Sombras, O. View All →

El silencio empobrece el alma

6 Comentarios Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: