Rasga… (Reload)

Esa pena gritada por tu guitarra fluía cual clítoris manaba.
Esa tristeza llorada eyaculaba gotas blancas.
Conciencia indispuesta a ser estudiada.

Mi coraza se diluía
cuando perpetrabas el acto que mis oídos no cerraban.
Penetración que desarmaba mis sentidos corporales.
Mojaba mis intimidades.
Goteras perfilaban mi silueta.
Notas heladas erizaban mi espalda.

Atrapada en un clímax orgásmico,
estremecía mi cuerpo con cada espasmo.
Mirada clavada en la mano que acariciaba la guitarra.
Dedos sellando cuerdas… Atándome a la barra.

Necesidad satisfecha,
deseo reabastecido,
un adiós en mi mirada.

Tristeza en tus ojos
lágrimas de rabia
desazón por ser abandonado
olvidando las demás pasajeras
que noche tras noche
se desnudaron entre tus letras.

Tras una sola noche
creíste que era…

Solo fue…
Una pesadilla quebrando tu guitarra
desmoronando las melodías
que antaño doblegaban las excusas
desencriptaban las piernas
el vello de la espalda exacerbaba
desbrozando las sábanas
donde una tras otra…

Ahora tú…

O.

Erótica Poesía

Luces y Sombras, O. View All →

El silencio empobrece el alma

3 Comentarios Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: