Ahora…

La coyuntura naviera
nos enroca hacia la tormenta
¿Arriamos velas
por omisiones rocambolescas
o izamos la pluma
rediseñando el ocaso
acomodándolo al deseo de pertenencia?

¿En qué situación yace
el latido compartido?
¿La ubicación exacta
sin brujería ni mapa
de la esperanza ahorcada?

¿Se deshilacha el vínculo
que aún se debate
entre la rabia y la comprensión
blandiendo argumentos
entre la presunción y la incertidumbre
arrinconada?

¿Cómo se ensortija la fábula
concediendo a la aorta gótica
dirimir en consecuencia
de alegaciones emocionales
entre el hogar y la intemperie
transigiendo que su arbitraje
confiera dictamen?

Perpleja parodia engendrada
sin caer en la certeza
que la incertidumbre
las metáforas
y demás ficciones nómadas
son tronadas veraniegas.

O.

Poesía

5 Comentarios Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: