Calma…

Permite que entre

donde secuestras tu evangelio

que tu morada me acoja

encrespe susurros gélidos 

me recueste a tu lado

dispensando suspiros ingratos

desmantelando tu ignífugo 

sumisión añorada en secreto.


Recorreré tu cuerpo húmedo
con la ternura de mis labios
desangelando tus defensas

caricias sin latigazos
redimiré tus pensamientos
recreando tus sueños

deseos ocultos

atenuando el desasosiego

entretejiendo nuestros cuerpos.


Socavaré tu voluntad 

con las yemas de mis dedos

la sinuosidad de mis ademanes

el trasiego de mi enredo.

Seré esa última ficha

que consuele el puzzle
que anhela tu fuero interno

contrariada hace años

por un desliz evangélico.


Sexaré tu pasión

profanando tu océano
convergiendo entre tus laderas
consensuaremos un cénit sincero.

Alcanzarás el éxtasis pasionario

esperado desde que nos conocemos

atenazando mi ente

el deseo se hace eco.


No volverás a divagar a solas

ni a recorrer parajes desérticos

imantada a mi cripta volcánica
no volverás a echar de menos.

O.

Poesía

7 Comentarios Deja un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: