Obsequio…

Entre mis manos
una singular sorpresa
una ostra solitaria
sobre la arena posada
sin más compañía
que las olas
devolviendo
los enseres
a casa.

Mi expeditivo apetito
al abrirla
una confusión grata.

No era una perla
su contenido
¿De un hechizo
se trataba?

Una conocida sonrisa
acompañada
de una contagiosa risa
que se afiliaba
sutilmente a mi existencia
rehabilitando mis sentimientos
esperanza a mi alma.

O.

Poesía

5 Comentarios Deja un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: