Llaman a la puerta…

Volvimos a…

Nos enfrentábamos abiertamente, como si el tiempo no hubiera pasado.

Ese primer amor, tan amado y tan odiado, cuantas veces robó mi corazón,

y cuántas me lo devolvió destrozado.

 

Un whisky en la mano

Un viaje sin retorno, conocido de antemano

Tremenda resaca, duraba hace años

Sin dormir, cavilando…

Noche o día… Día o noche

Altibajos

Me engaño, me miento… Solo un trago, sabiendo que acabaré como siempre… Claudicando

 

¡¡Arraso!!

Creyendo que nadie se percata, ni yo mismo me aclaro, me enjuago, limpio mi alma, aseo mi cuerpo, cierro la boca… Callado

 

¡¡Apestas!!

Guardado, escondido y encerrado

Dolor acumulado… Arrastrado

Sin alivio posible

Solo es posible ralentizarlo… Con otro trago

Demasiado castigo

Maltrato inhumano

Infligírselo debería estar penado

 

Sabías como abrir mi puerta sin que opusiera resistencia, sin necesidad de llave alguna, sin entrar arrasando… Únicamente tu presencia bastaba para que cediera.

Sin poder contenerlo ni explicarlo, sin saber de lo que estaba sucediendo, entrabas… Sin darme tregua, sin pactar los términos del contrato, te apoderabas de mi cuerpo, estabais conchabados medio

Por donde tu pasabas, no dejabas nada sano. Como el rey de los Unos, en tiempos pasados…

Por donde pisaba su caballo, no volvía a crecer la hierba… Era tu legado.

 

Empezaba el viaje, la cuenta atrás, la ida sin regreso…

 

Estoy en tus manos…

¡¡Preparado!!

 

Buscábamos un lugar donde resguardarnos y escondernos, preferiblemente apartado, donde poder conversar, lamentarnos y recordar…

 

Haremos el amor una y otra vez hasta caer derrotados. Será como siempre, como si el tiempo no hubiera pasado. Salvo que estaremos recordando, volviendo atrás en el tiempo y en el espacio.
Lo malo, que ambos sabemos como acabará todo esto, será como siempre, alguno terminará dañado.

 

 

¡¡No la dejes entrar!!

Recuerda…

Que se quede en el pasado, que bastante te ha dañado.

 

Te robó el corazón, se metió en tu mente, controló tu cuerpo. Te convirtió en un pelele, una marioneta, un títere,…, robó tus sentimientos.

 

Da igual lo que piense, lo que desee, es una batalla desigual y tiene todas las de ganar, mis fuerzas han claudicado.

 

Rutina enquistada de noches y días, sin días, sin noches, solo tiempo.

 

Ya no puedo luchar más, me vengo abajo, está acabando conmigo, el destino hace tiempo que está escrito, finiquitado.

 

Yo solo emprendí este viaje con una botella como única maleta.

Se me antoja tarde, a estas alturas, para deshacerme de ella.

Abre los ojos,

quítate la venda,

mírala fijamente,

dile que no vuelva.

 

Que has cambiado la cerradura,

la contraseña,

que tu corazón pertenece a otra,

que no queda sitio para ella.

 

Que pertenece al pasado,

que no la deseas,

que ya no significa nada,

que está gorda, vieja y fea.

 

¡¡Miente!!

 

 

Sobresaltado me despierto, intentando fijar la vista, el corazón me da un vuelco.

¡¡Encerrado!!

De por vida…

 Ahora recuerdo.

Acato la condena

¡¡Culpable!!

Estaba hastiado, cansado de reproches, insultos y vejaciones.

Ahora ya no gritas.

Ahora callas.

Por fin acabó el viaje.

Por fin acabé con ella.

 

 

 

AHORA…

DESCANSO

 

 

O.

Poesía

O., Luces y Sombras View All →

"Solo entiende mi locura, quien comparte mi pasión"

6 Comentarios Deja un comentario

  1. Que proeza de sentimientos. Todos ellos envuelven la “magia” para algunos derroteros de codo y olor a psicología de bar. Yo extrapolo aquella persona con la necesidad de beber que algunos seres humanos tienen, y que de alguna manera no saben por qué ni para qué, pero que ahí perdura la tentación de coger ese vaso. Siempre lector tuyo, a partir de ahora.

    Le gusta a 2 personas

A %d blogueros les gusta esto: