Llegué!!

soledad-edwin-yanes

 

Cuánto te echaba de menos…

 

Cómo te trató el inverno

cómo la llegada del estío.

 

Necesitado de ti,

de todo tu alcance,

de la inmensidad finita,

del abrazo de tu cuerpo.

 

La serenidad de tu ronroneo,

la paz salada del estado palaciego.

Crestas rimadas una tras otra

creando prófugos versos

en visceral atmósfera.

 

Cruce de caminos,

tránsito de viandantes,

éxtasis de ojos expectantes

mirándote fieros.

 

A sabiendas…

Que no te amilanan

ni sus pupilas

ni gestos.

Nada…

Nadie…

Capacitado para irrumpir

en tu universo.

 

Y tú… A lo tuyo.

Sin mostrar poder alguno,

sin arreciar tu ensamblaje,

alma de corsario negro.

 

Callas…

Calmas desasosiegos.

 

Ritmo cadencioso,

susurro hipnótico,

narrador de aroma eterno.

 

Navegas sorteando tu propia alma,

complaciendo deseos.

 

Escondite de amantes,

oasis de peregrinos,

sofá de viajeros.

 

Cierras el círculo de la vida.

El sueño eterno rimas.

 

Embaucado por tu amistad,

este endiablo cuerpo mío

absorto te mira.

 

Únicamente,

… Sintiendo.

 

Ni angustia,

ni rabia,

ni ira.

Paz perenne

entre un abrigo

de armonía eterno.

 

O.

Poesía

26 Comentarios Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: