Vida

La vida es egocéntrica
envidia es su siamesa
desapego su preámbulo
dilatación el seudónimo electo.

Cuántas batallas impone
cuántas sendas diseña
cuánto relojes dispone…

Tú navegas por un océano
yo transito por el desierto
evitando que nos encontramos
impulsando el desaliento
observando caprichosa
los crucigramas maquiavélicos.

Una novela quijotesca
dos actores impertérritos
una aorta elástica
la fortaleza de dos almas
reescribiendo el argumento.

Destituyendo la dirección
desahuciando la producción
derogando el estreno
asumiendo el dispendio
acomodando el devenir
a nuestro específico deseo.

O.

Poesía

8 Comentarios Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: