Ayer… Ahora

No más cuentos
ni distorsiones
ni plagios
ni indispuestos pesares
… Nos lo debemos.
Ni tú ansías amar
ni yo sé cómo hacerlo.
Enfermo de sexo
donante de lujuria
nuestro padecimiento
concilio erótico satisfactorio.

Por qué virar el guión
divorciando lo conveniente
desprestigiando un matrimonio carnal
por un insípido ronroneo.

Un ingrato latido
atolladero emocional
que ni poseo
ni deseas
… Salvo rectificación sentimental
enmienda al pergamino suscrito.

Intercambio irreal
de un argumento obsoleto
absurdo estereotipo
refrendado en el tiempo.

¿Por qué corromper el nexo
que nos somete
nos sustenta
ancla nuestros cuerpos?
Impecable reflejo
del orgasmo anhelado
del codiciado emolumento.

O.

Poesía

2 Comentarios Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: