Quién…

Quién es…

El que te adula de noche
reniega por la mañana
basando su decisión
dándote la espalda
palabras vacías
encubren su marcha
dejándote desprotegida
sobre una cama escarchada.

Qué retoza por su mente
para ejercer semejante saña
algo le habrás prometido
incumpliendo tu palabra
o quizás se sumió
en una odisea vana
descubriendo
que era una batalla abstracta.

Cómo permites que abandone
Por qué no remiendas su retirada
Tal vez te convenga
Tal vez era tu trama
saquear su existencia
denostar su alma
sajar su tórax
firmar con una daga
la vendetta planificada.

Te miró a los ojos
preguntando con su mirada
tu respuesta fue escueta
agachando la cabeza
señalando la puerta
mientras una minúscula
ría curvilínea
dividía tu cara.

O.

Poesía

5 Comentarios Deja un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: