Eres…

Crees que te mereces
ser el último vértice
de su triángulo amoroso
La última tabla del banco
donde su ego guarda reposo
El cojín impregnado
por las lágrimas desesperadas
tras la partida de su esposo…

El aforo de tu mente
no tiene suficiente actividad
para ser gobernanta
de los sentimientos contraproducentes
emociones humillantes
deseos y pensamientos vejatorios

… Acaso
has asumido que eres un pobre hombre
una insignificante figura sin lustre
baldío personaje
de un nocivo y antagónico romance…

Aguerrido guerrillero
regresando desamparado
maltrecho y cabizbajo
… Ni una sola palabra
sin un mínimo gesto
del dolor acumulado
del peso de su lamento
el hazmerreír del contubernio…

Únicamente la bruma
esconde su vergüenza
la infame respuesta
el pecado de sumisión
que su mirada acarrea…

¿Qué pecado he cometido?
Se cuestionan atónito
tras el fracasado conflicto
entregándose en todo su esplendor
a quemarropa fue engatusado
traicionado y omitido…

Buscaré un desértico paraje
donde recomponer los que aún
no hayan sucumbido
Donde poder sanarlos
coserlos
sellar el armazón del alma
dar rienda suelta
al odio que mi corazón dispara…

O.

Poesía

2 Comentarios Deja un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: