Esa mujer…

Cómo se puede querer tanto
A una persona
Que sin verla desvaneces
Al sentirla palideces
Si la pierdes enloqueces
Te destrona cuando enmudece.

Un camino de rosas
Se vuelven rocas
Y arrecias la pendiente
Que su aroma te delata
Sin saber si esperado eres
O ajeno a su alma.

Altibajos
Percances
Por el tiempo separados
La distancia crees que crece
Rebeldía impotente
Cuando el contacto desaparece.

Difícilmente sobrevives
Cuando no posees
Su corazón
Su cuerpo
Su mente
… De la tuya no desaparece.

Cuánto te cuesta descorche
La mordaza que conlleva
La coraza que mantiene
Tanto que te arde la psique
Sopesando cómo entrometerte.

Por un lado la encadenarías
Por otro sabes la necesidad que siente
Dejarla ir y que desarrolle
Mantenerla viéndola como desflorece.

Irías donde fuera
Si te lo permitiese
Enredado vas perdiéndola
Por no cubrir su atrevimiento
Por miedo a no entender
Saber
Si debes
O no debes
… Los papeles pierdes.

O.

Poesía

7 Comentarios Deja un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: