Entre paredes

Escueto tubo alargado
ojos inquietos se estudian
negándose una caricia
argumentando batalla.
Un silencio agotador
rearmándose de la nada.
Un deambular sin consenso
ni letras
ni palabras
solo ese sepulcral silencio
que delata santa comparsa.
Una lírica endemoniada
sin rima
sin ritmo
una métrica diseñada
que nos ahuyenta
carraspeando desairada
cuando nos entorpecemos
exterminando el reencuentro
que el corazón no atrapa.
Consenso corrupto
blandiendo espadas
esgrimiendo improperios
sacando a pacer la rabia
de una situación diseñada
sin creador
ni creyentes
solo dos acordes que congelan
la llama que antaño la guitarra rasgaba.
Por dejadez
por intransigencia
por mantener la boca sellada
o en exceso abierta
cuando debió…
Merecido desapego
promueve el campo de batalla
una casa ruinosa
solo el repiqueteo de los misiles
dan vida a la sordera premonitoria
de la condena que espera.
Aroma revanchista se difumina
invadiendo la riada creciente
serpenteando como la mecha
las trincheras amuebladas
siseando salones parapetados
resurgiendo el fuego
del olvido que nos separa.
Dos entes
una estampa
una escena que se reitera
que no repara
cada noche
cada mañana
con gestos
con miradas
nunca palabras.
Eco mortuorio que renace
a cada instante que transcurre
con cada marcha atrás que no entra
ese canalla que envuelve
los recuerdos que se entierran
desapareciendo repentinamente
confiscados por la mente
como la prueba de nuestra ofensa.

 

O.

Poesía

7 Comentarios Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: