Y…

… Aquellos paseos infantiles
infinitos en el tiempo
de estilo indefinido
por la misma causa
un único motivo.

Sería un iluso
ofuscado
decidido
creyendo que era un romance
sin pensar que fuera un trance
de un ludópata irracional
en el casino de cupido.

Cómo latía sintiéndote
cerca…
lejos…
Sin saber si vendrías
si era pueril quimera
o senil pesadilla.

Cómo se adentró en la oscuridad
sentado bajo un roble
con esperanza fingida.

Cómo gorgoteó como un crío
cuando tus ojos…

Ahora late sosegado
sereno
tranquilo…

Será por aquella mirada
o tal vez…
Por el cariño recibido.

Acaso posea un argumento
o un propósito escondido
que no comparte con nadie
ni siquiera conmigo.

Quizá…
Esté aguardando el momento
de susurrártelo al oído.

O.

Poesía

10 Comentarios Deja un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: